jueves, 22 de enero de 2009

Graffiti: gusto inconfesable, soluciones posibles

El graffiti, practica común en las grandes ciudades y recientemente, en los pueblos a los regresan los cholos en la provincia mexicana, es una practica perniciosa para la conservación del patrimonio arquitectónico. Los restauradores sabemos bien que la porosidad de los materiales antiguos los hace terriblemente vulnerables al deterioro por pinturas en aerosol. Muchas veces el único medio para removerlos es eliminar mediante sanblasteo (sand blast: chorro de arena) una buena porción de piedra antigua y llevando consigo parte del relieve o talla o creando artificialmente un bajo relieve que sigue el perfil del graffiti logrando la misma imagen, pero en volumen, lo que resulta peor tantito. Para ejemplo lamentable los muros de la ciudad de Oaxaca con las pintas de la APPO.

E pur… el graffiti me gusta. Es un gusto un tanto inconfesable. Rectifico: me gustan algunos graffitis, cuando no afectan inmuebles antiguos y cuando son propositivos, estética o conceptualmente propositivos (de que los hay, los hay). Los que más me gustan son los stenciles y los stickers (para mayor detalle consulte el link que aparece en la barra derecha bajo el titulo: Otras cosas interesantes). El graffiti es una forma de pintura mural a escala humana sin grandes pretensiones, sin muchos medios, que contrarresta la asepsia de muchas ciudades (que no es el caso de México DF).
Ejemplo de lo que me gusta es la obra de Banksy, un ingles, que guarda celosamente su identidad y que es un critico acido y satírico de la sociedad. El problema sin embargo, no son las pintas como las de Banksy, sino unas pintas más “sucias”, más gamberras y menos propositivas y que en el argot del graffiti se conocen como tags. Contra eso Graffiti Research Lab ha ideado un medio para hacer de esas pintas algo más efímero, pero igualmente ilegales y espectaculares. Chequen video (me lo volé de Ciudad Posible):

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es Banksy. No Bansky.

Martxele dijo...

Ay, perdón.

Onesimo Flores Dewey dijo...

Gracias por visitar mi blog, y felicidades por el tuyo. Lo visitaré con frecuencia...

Saludos,
O.