jueves, 15 de enero de 2009

Para que tanto brinco estando el suelo tan parejo: Teotihuacán

¡Cómo les gusta desgarrarse las vestiduras! En serio. Lo de la iluminación de las pirámides de Teotihuacán para un espectáculo de luz y sonido esta saliendo, como suele suceder a los promotores de la cultura y el turismo, como tiro por la culata. Hasta Carlos Fuentes se atrevió a decir que lo de las perforaciones para las instalaciones, era ¡como violar una virgen! ¡Lo que hay que oír! Las pirámides y muy en particular las de Teotihuacán, no tienen nada de “virginales”. Saqueadas desde la época de los aztecas, dinamitadas por Leopoldo Batres a principios de siglo XX, recontra re consolidadas, resanadas, estabilizadas, reforzadas e intervenidas por arqueólogos, albañiles y colegas y seudo-colegas míos.
¿En serio creen que las instalaciones pueden producir un daño mayor que el de las multitudes de paseantes cada 21 de marzo?

Luego, ICOMOS México dijo que el problema no son las instalaciones sino la ausencia de “guión académico”, que puede causar horrible confusión en las cabecitas locas de los ignorantes mexicanos (no vayan a pensar que la luz eléctrica fue invento de los aztecas): “Lo que más nos importa, y lo principal de la opinión de la mayoría de los expertos, es que sin un plan de desarrollo, sin un guión y un proyecto de educación para el espectáculo, efectivamente estamos creando un Disneylandia, y el concepto de Patrimonio de la Humanidad no tiene nada que ver con eso", argumentó la vicepresidenta.”

Siempre se ponen bien azotados, pero si el asunto fuera promovido por un artista visual extranjero que desea hacer un performance o una instalación lumínica, sin pretensión de educar a nadie ¿Quién diría algo? Quizá el sindicato del INAH, al que nunca le gusta nada, de nada.

Bien, porque no nos ponemos más festivos, más relajados y le damos el privilegio de la duda a un espectáculo que puede no ser “educativo”, pero sí bien estético. Y por qué nadie ha dicho nada de la fiesta de la Luz en San Luis Potosí, que fue una cosa muy similar. (Lo de San Luis fue una fiesta para toda la ciudad y foco de atracción para el turismo, y se realizó en edificios de un centro histórico que también son Patrimonio de la Humanidad (¿?))

3 comentarios:

W. Benjamin dijo...

Hola, estoy algo perplejo ante lo que se infiere de tu post...
Pongámonos más festivos y relajados.
Si que diablos! Al fin que los mexicanos son una bola de ignorantes que sólo ven en Teotihuacan un montón de piedras que ya no les dice nada de su historia ni de su identidad. Total, como atinadamente mencionas, Teotihuacan de virginal no tiene nada, que más da violarlo más.
Sabes? Yo creo que en tu cabecita hay algo muy muy mal si no eres capaz de ver más allá...y no hace falta que te "azotes", solo se trata de tener tantita conciencia y un poquito menos de arrogancia.
Saludos cordiales.

W. Benjamin dijo...

También me provoca escozor ver que para ti "estético" y "educativo" no tienen nada que ver.
Si me aclararas eso te estaria muy agradecido.
Saludos.

Martxele dijo...

Uy, me encantan los insultos y los saludos cordiales.
Bueno, la mayor parte de los mexicanos (y turistas) tienen acceso a la zona más "resistente" del patrimonio teotihuacano, para bien y para mal. Los murales de Tetitla y Tepantitla ahí mismo, casi nadie los conoce porque las visitas masivas son peligrosas para su conservación.
El museo de sitio es otro desconocido, la gente solo pasa por ahí para ir al baño porque les da flojera leer cédulas, y es más emocionante subir las pirámides a otear el horizonte desde lo más alto y "sentir" la buena vibra de nuestros antepasados. Ya Teotihuacán es bastante Disneylandia, te guste que no. Y sí, creo que a muchos Teotihuacán no les dice nada, es un montón de piedras que les divierten nomas. No todos tenemos que acercarnos al patrimonio como intelectuales y al INAH le vendría bien ser un poco menos solemne para incidir en un publico más amplio. Pienso que el espectáculo de luz y sonido es un medio menos solemne y que quizá, podían haberlo hecho sin perforar nada, como en San Luis Potosí, pero las condiciones son otras. Conozco al INAH, al sindicato del INAH mejor dicho, y sé que esperaron a que las perforaciones estuvieran todas hechas para armar el escandalito. Así son.

Lo estético y lo educativo no es lo mismo ¿o sí? Pregúntale al arte contemporáneo. La belleza no da lecciones, es una lección en sí misma. Perdona la cursilería, pero ¿qué te enseña un atardecer?

Si el espectáculo de luz y sonido logra hacer una recreación virtual del antiguo Teotihuacán será increíble, si eso es imposible pero hace un juego de luces que denote el tamaño, el esplendor de la piramides, o si solo es un divertimento, no me quejo.
Saludos