jueves, 22 de mayo de 2008

Drogas, amor y paz


Como es obvio, la guerra contra las drogas y sus productores es una guerra perdida mientras haya consumidores ¿Qué podemos hacer para reducir la demanda?
Se me ocurre que si hiciéramos un esfuerzo mediático (¿quién? ¿yo?) tal como se ha hecho con las muertas de Juárez para hacer conciencia en los países desarrollados sobre la relación que existe entre consumo y violencia, entre consumo y muerte en el Tercer Mundo, cubriríamos de oprobio a los consumidores eventuales o posibles adictos (tal y como ya sucede con los fumadores de tabaco), es decir, posiblemente y en última instancia, se reduciría el consumo por razones humanitarias. ¿Esto es descabellado? No lo sé. Necesitamos un Al Gore para denunciar como el primer mundo destruye el tejido social en los países en desarrollo con un “inofensivo” churrito.

2 comentarios:

Psyché dijo...

Tu ingenuidad me abruma. Antes de denuciar a las 'drogas', denuncia a las compañías farmacéuticas, cuyos métodos no son nada humanitarios. Identificas a las drogas como origen de violencia, compruebo que eres una víctima mediática más que sucumbe ante los 'gravísimos efectos' que la droga ocasiona en el entorno social. En otros círculos, sin embargo, la droga es sinónimo de 'buenrrollismo' y empatía. Conozco muchos consumidores que nunca he visto hayan recurrido a la violencia; conozco otros muchos consumidores que sí lo han hecho. Sin embargo, también conozco no-consumidores que son igual de violentos que los anteriores. La predisposición a la violencia no radica en lo que consumas, sino en ti mismo. Humanización... ¿Qué tiene de inhumanitario que el sujeto A se fume un canuto en su casa tranquilamente (como el de la foto) de la hierba que su buen amigo el sujeto B ha plantado en su terraza? Si el problema está en el tercer mundo, la clave no es mentalizar a la sociedad (porque ella tiene capacidad suficiente para tomar sus propias decisiones y nadie es quien para decirle a nadie qué pensar), sino legalizar las drogas para acabar con las mafias del narcotráfico e incluso conseguir nuevos ingresos para el Estado. El ser humano ha consumido drogas desde sus inicios. No sugieras cambiar una conducta inherente a él, sugiere una reestructuración política. Porque si dices NO a las drogas, dices NO al alcohol (cerveza, vino y lo que sea), al azúcar y a las pastillas que te receta el médico, por poner un ejemplo. Todo esto te lo dice un consumidor habitual que nunca 'ha robado' ni 'ha recurrido a la violencia' para lograr sus objetivos, sean cuales quieran.

Martxele dijo...

Creo que no me entendiste. La relación consumo-muerte no se refiere a lo consumidores de drogas y su propia muerte o la relación consumo-violencia no se refiere a que las drogas los pongan violentos. Me refiero a que la violencia y muerte que se da en el Tercer Mundo (secuestros, ejecuciones, rivalidad entre carteles) y el consumo en el primero, es decir, si un país decide legalizar el consumo de drogas debe asegurarse de proveerse de paises donde la producción sea legal o bien, producir sus propias drogas, de no ser así, deberá con el mismo furor que combate a los productores combatir a los consumidores. Pero ¿quién hablaba del gobierno? Yo hablaba de una campaña mediatica, una película por ejemplo.
Por lo que entiendo, tu solo consumes lo que cultivas ¿verdad?
Gracias por comentar lo que piensas.